Todo lo que necesitas saber sobre la Huella de Carbono

acuerdos cambio climático

En la siguiente nota te invitamos a conocer un poco más sobre este término que, últimamente es tendencia en el rubro ambiental: la Huella de Carbono.

Definiendo la Huella de Carbono

De acuerdo al Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), las concentraciones de gases de efecto invernadero (GEI), se han incrementado desde los niveles pre-industriales y, por ende, el cambio climático y los eventos climáticos extremos que trae consigo, siguen en ascenso.

Central eléctrica de carbón Niederaussem, en Bergheim, Alemania. Fuente: EPA/Sascha Steinbach.

Frente a este contexto, la Huella de Carbono es un indicador ambiental indispensable en materia de cambio climático, pues mide todas aquellas emisiones de GEI generados por una persona, organización o producto a lo largo de su ciclo de vida. Se expresa en toneladas de Dióxido de Carbono Equivalente (CO2eq), ya que todos los GEI emitidos como, por ejemplo, el metano (CH4), el óxido nitroso (N2O), entre otros, son convertidos luego a unidades equivalentes de medición de CO2.

Cabe señalar, que huella de carbono es un concepto diferente al de huella ecológica, que es el indicador de impacto ambiental generado por las necesidades humanas sobre los recursos disponibles en un determinado ecosistema y su regeneración.

A continuación, detallamos algunos datos interesantes respecto a la huella de carbono y emisiones de GEI:

  • Las emisiones de CO2 procedentes de la quema de combustibles fósiles y procesos industriales contribuyeron en alrededor del 78% del aumento de las emisiones de GEI totales de 1970 a 2010 (IPCC, 2014)
  • 1 kg de arroz genera 0.163 kg CO2e, lo cual involucra todas las emisiones de GEI generadas durante las actividades de maquinaria, transporte, fertilización y aplicaciones (Hernán et al., 2014)
  • 1 kg de pan genera 1.323 Kg de CO2e (Sirotiuk y Viglizzo, 2013)
  • 1 kg de carne genera 26.5 Kg de CO2e (NRDC, 2017)
  • Los alimentos representan el 26% de las emisiones mundiales de GEI (Ritchie, 2020)
  • De acuerdo al Inventario Nacional de GEI con año base 2014, el total de emisiones de GEI fueron 167,630 Gigagramos de dióxido de carbono equivalente (Gg CO2eq) y la principal fuente a nivel nacional proviene del sector Uso de Suelo, Cambio de Uso de Suelo y Silvicultura (USCUSS), que representa el 45% del inventario nacional (INFOCARBONO, 2014)
  • En el 2015, los principales emisores de dióxido de carbono (CO2) fueron China, Estados Unidos, la Unión Europea, India, Rusia y Japón (Joint Research Centre, 2019)
Emisiones mundiales de dióxido de carbono fósil de 1970 a 2018, con los seis países y confederaciones más emisores. Fuente de datos: EDGAR – Emissions database for Global Atmospheric Research.

¿Por qué medir la huella de carbono en una organización?

Como mencionamos anteriormente, la emisión de GEI a causa de la actividad humana desde épocas pre-industriales es una de las principales causas del cambio climático, junto con la alteración del uso del suelo y la deforestación.

Distintas actividades que realizamos en nuestro día a día generan estos GEI, desde el hecho de transportarnos en un bus para ir al trabajo e incluso el prender una luz en casa. El conocer nuestra huella de carbono nos permitirá conocer nuestro impacto y tomar acción, a fin de hacer elecciones más conscientes y amigables con el planeta. 

A nivel organizacional, la cuantificación de la huella de carbono es una forma de participar en la agenda actual de sostenibilidad. Conocer la cantidad de GEI que se generan en un proceso productivo, permite tomar acciones para reducirlas, lo cual conlleva a ahorros energéticos, uso más eficiente de recursos, así como a mejorar la imagen corporativa.

Otros beneficios de la medición de huella de carbono son:

  • Permite identificar oportunidades de desarrollo de los productos.
  • Demuestra el compromiso de la organización con el desarrollo sustentable
  • Aporta una ventaja competitiva y financiera al favorecer la ciencia y la reducción de costos.
  • Proporciona información coherente y fiable con base en evidencia científica.
  • Permite acceder a reconocimientos a nivel nacional e internacional

Foto referencial: Google imágenes.

¿Cómo calcular la Huella de Carbono?

Para calcular la huella de carbono de un producto u organización, primero es necesario definir el alance de la medición de la huella. Posteriormente, se procede con el análisis de principio a fin de toda la cadena del proceso necesaria, en el caso se desarrolle una huella de producto o, se analizan las actividades ejecutadas por la empresa, para el caso de medición de una huella de organización.

Esto permitirá identificar las fuentes de emisión de GEI y cuantificarlas, mediante factores de emisión o valores representativos que relacionan la cantidad de un contaminante liberado a la atmósfera con una actividad específica. 

Una vez se cuente con el inventario de estas emisiones, se podrán detectar los procesos susceptibles a una reducción de estos gases a lo largo del ciclo de producción, para así, realizar ajustes a los procedimientos y disminuirlas, y de esta manera, contribuir a reducir la contaminación del entorno y a luchar activamente contra el cambio climático.

Asimismo, es necesario mencionar que las emisiones de GEI pueden ser directas o indirectas:

  • Emisiones directas: son las que son emitidas bajo el control de la empresa en su proceso propio, como los procesos de combustión, motores, hornos, etc.
  • Emisiones indirectas: Son las que no fueron emitidas con origen en la empresa pero que son usadas por esta, como por ejemplo la electricidad, el transporte del personal, etc.

¿Qué metodologías de medición existen?

En la actualidad existen diversas normas, guías y metodologías para el cálculo de la Huella de Carbono a nivel organización y productos, promovidas desde diversas instituciones públicas o privadas de reconocido prestigio.

Huella a nivel de producto → ISO14067:2018

Establece requisitos necesarios para obtener una adecuada medición de la huella de carbono de un producto a lo largo de su ciclo de vida. Con esta medición se determinan acciones eficaces para medir y posteriormente combatir el cambio climático y las consecuencias que conllevan.

Huella a nivel de organización → ISO 14064-1:2018

Establece los requisitos que limita la emisión de gases efecto invernadero en las empresas, por medio de herramientas y procedimientos que permitan realizar la cuantificación, seguimiento, informes y verificación de las emisiones de gases de efecto invernadero realizadas por las entidades.

Huella a diferentes niveles → GHG Protocol

Fue la primera iniciativa orientada a la contabilización de emisiones. Permite preparar inventarios de GEI de organizaciones y cuantificar reducciones de emisiones de GEI derivadas de proyectos específicos.

Asimismo, es posible certificar o obtener una verificación externa de la huella de carbono voluntariamente, a fin de validar el cálculo de las emisiones realizadas, lo que aportaría credibilidad a los datos presentados. Aunque esta verificación no son obligatorias, hay un creciente interés de las empresas por acreditar sus resultados, tanto de medición como de reducción de su huella de carbono.

Las empresas que más buscan la certificación de huella de carbono son las del sector de alimentos, logística, transporte seguido en general por las empresas de rubro industrial.

¿Cómo reducir la huella de carbono en una organización?

El primer paso es calcular la huella de carbono. Una vez realizada la medición de la HC, la empresa puede reducir su huella de carbono mediante las siguientes acciones:

  • Revisión y mantenimiento periódico de los equipos existentes, a fin de que su rendimiento sea óptimo
  • Utilización de combustible de mayor calidad
  • Incorporar tecnología que incremente rendimiento del combustible para reducir su consumo
  • Implementar medidas de eficiencia energética y de uso de energías renovables
  • Sensibilización al personal respecto al uso eficiente de recursos
  • Adquirir bonos o créditos de carbono, a fin de financiar proyectos que disminuyen la emisión de GEI al ambiente

Energía solar y eólica, ambas de bajas emisiones de GEI. Fuente: La Vanguardia.

La carbono neutralidad

Ser carbono neutral significa remover la misma cantidad de emisiones de CO2e de la atmosfera, que las que se emiten. En la actualidad, esta medida es considerada como una de las más importantes frente a la lucha contra el cambio climático.

Al día de hoy más de 70 países se han unido para prometer la neutralidad de sus emisiones de carbono para el año 2050; esto, por medio de acciones como el cambio de sus matrices energéticas a energías renovables, la siembra de bosques, o la captura de carbono y su almacenamiento con el uso de nuevas tecnologías.

En este escenario, la cooperación y el compromiso de los países más desarrollados es sumamente importante, debido a que son ellos los que generan más emisiones de GEI.

Perú y la Huella de Carbono

Los países, como parte de los compromisos comunes a las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC), cuentan con Inventarios Nacionales de Gases de Efecto Invernadero, los cuales reúnen información sobre los GEI que se emiten en el país, los sectores que los emiten y su cuantificación, entre otros datos relevantes. El Perú cuenta con 6 inventarios Nacionales de GEI y próximamente estará publicando el del año 2016.

Por otro lado, el Acuerdo de París, ratificado por Perú en el 2016, señala que todas las Partes deben realizar y comunicar esfuerzos ambiciosos relacionados a sus “Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional” (NDC, por sus siglas en inglés), que son aquellas metas de la Estrategia Nacional ante el Cambio Climático, que representan los esfuerzos de cada país para reducir las emisiones nacionales y adaptarse a los efectos del cambio climático.

El Perú cómo parte de su visión de descarbonización en el largo plazo, ha planteado como NDC, una meta no condicionada de reducir sus emisiones de GEI en un 30% al 2030, mediante las inversiones y gastos con recursos internos y externos. Asimismo, se aspira a reducir un 10% adicional, sujeto al financiamiento externo internacional, también para el 2030.

Para lograr la reducción en 30% de las emisiones de GEI, el Perú no debe excederse de los 208,8 millones de toneladas de CO2e emitidas al año 2030, lo que significará una transición hacia una economía baja en carbono, para lo cual, resulta indispensable contar con el compromiso y la acción del sector privado.  

Además, el MINAM, ha implementado la herramienta gratuita Huella de Carbono Perú, la cual permite reconocer a las organizaciones públicas y privadas que gestionan sus emisiones de GEI en beneficio del ambiente. Te invitamos a revisar su página dando clic aquí.

Como hemos podido ver, la huella de carbono permite conocer el nivel de responsabilidad de empresas, consumidores y organismos gubernamentales frente al fenómeno del cambio climático y a la vez, permite tomar acción posición y acción, a fin de unir fuerzas para sumarnos a esta lucha por el planeta.

5 People reacted on this

Comments are closed.