¿Qué es el cambio climático?

soluciones efecto invernadero
Sticky Post marzo 25, 2020 Alejandra Montalvo 2 Comments

¿Te gustaría se parte de la lucha contra el cambio climático? En el siguiente artículo te contamos todo lo que necesitas saber, desde la ciencia detrás del calentamiento global, hasta las pequeñas acciones que puedes incorporar en tu vida para ser parte del cambio que la Tierra necesita.

Habitantes de Trujillo, en el norte peruano, intentando atravesar las calles inundadas con lodo y escombros que dejaron las fuertes lluvias del fenómeno El Niño del 2017. Fuente: Celso Roldan/Agence France-Presse — Getty Images.

Tormentas, inundaciones, sequías, olas de calor, falta de disponibilidad de alimentos, migraciones forzadas son algunos de los eventos que el cambio climático intensifica. Este proceso, ocasionado en su mayor parte por la quema de combustibles fósiles, produce un incremento en la temperatura media de la Tierra, acrecentando la magnitud y frecuencia de distintos fenómenos naturales.

El cambio climático corresponde al mayor riesgo al que se enfrenta la humanidad, ya que amenaza completamente nuestra forma de vida, salud, seguridad alimentaria, biodiversidad, infraestructura y economía. Cada año, los fenómenos meteorológicos le cuestan millones de dólares a las industrias y países, y el costo de no hacer nada respecto a esta problemática, es aún mayor.

Por otro lado, algunos países son más vulnerables que otros frente a los impactos del cambio climático y Perú, es uno de ellos debido a que cumple con 7 de las 9 características reconocidas por la “Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático” (CMNUCC), entre ellas, zonas expuestas a inundaciones, sequías y desertificación, ecosistemas montañosos frágiles y una economía dependiente de la producción y uso de combustibles fósiles. De acuerdo a las proyecciones, se espera que, en nuestro país, el cambio climático repercuta en la pérdida gradual de glaciares, incremento de incendios forestales a causas de sequías prolongadas, pérdida de biodiversidad y cultivos vulnerables como el maíz, la papa, entre otros.

Foto referencial: Andina

Como podemos ver, el cambio climático es una realidad y antes de ahondar en su definición, te invitamos a desmentir algunos mitos respecto a él.

Mitos del cambio climático

MITO 1: El cambio climático es un proceso natural del planeta.

Desmintiendo: Si bien el planeta tiene ciclos de cambio natural a lo largo de su historia, el cambio de temperatura registrado desde la industrialización, muestra patrones que no corresponden con el ciclo natural, al presentar cambios vertiginosos en la temperatura media de la Tierra y, el incremento de eventos climáticos extremos de gran magnitud.

MITO 2: Los efectos del cambio climático demorarán cientos de años en hacerse visible.

Desmintiendo: Esta afirmación se puede desmentir mirando las estadísticas de catástrofes debido a climas extremos de los últimos 40 años. Las sequías, incendios, inundaciones y tormentas, huracanes se han ido incrementando año a año, dejando a su paso a millones de personas sin hogar y sustento.

De acuerdo al Informe Mundial sobre Desplazamiento interno, durante en el año 2019, 25 millones de desplazamientos fueron provocados por desastres como ciclones y huracanes.

MITO 3: “Frente un problema global como el cambio climático, no hay mucho que podamos hacer como ciudadanos”

Desmintiendo: Hay mucho por hacer desde nuestros lugares. Como consumidores, tenemos poder de elección frente a los productos que adquirimos, lo que nos permite optar por un estilo de vida sostenible. Como ciudadanos podemos exigir a nuestras autoridades preocupación y acción frente a la crisis climática.

Cambio climático

El cambio climático es la variación global promedio del clima de la Tierra, en este caso, el aumento de la temperatura media, ocasionado por la excesiva emisión de gases de efecto invernadero que producen la quema de combustibles fósiles y otras actividades industriales. Abordar el cambio climático, requiere de una labor conjunta de todos los países, pues nos enfrentamos a la amenaza N°1 para la economía global y para nuestro futuro.

Según la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), se entiende por cambio climático a:

«Cambio de clima causado por  la actividad humana que altera la composición de la atmósfera de la tierra y que se suma a la variabilidad natural del clima observada durante periodos de tiempo comparables».

CMNUCC
Fotografía: J David Ake / AP

Efecto invernadero y los GEI

El efecto invernadero es un fenómeno natural que hace posible el equilibrio entre el frío y el calor que necesita nuestro planeta. Ocasiona que parte del calor que llega desde el sol a la atmósfera terrestre se quede dentro, retenido por los “gases de efecto invernadero” (GEI), y no rebote nuevamente al espacio, lo que permite que se generen las temperaturas necesarias para el desarrollo de la vida y ecosistemas.

La quema de combustibles fósiles, como el carbón, petróleo y gas natural, junto con la deforestación, ganadería, agricultura, entro otras actividades, incrementan la cantidad de gases de efecto invernadero en la atmósfera, provocando así que se retenga más calor ocasionando un desequilibrio y aumento de la temperatura media de la Tierra.

Desde la revolución industrial, hace más de 150 años, la actividad humana ha ocasionado un incremento en las emisiones de GEI, nunca antes visto en 3 millones de años, y el cual, se mantiene en aumento.

El dióxido de carbono (CO2) es el principal y más abundante gas emitido como resultado de la quema de combustibles fósiles utilizados para la producción de energía. Otros gases de efecto invernadero que son emitidos durante actividades industrializadas son: metano (CH4), óxido nitroso (N2O), hidrofluorocarbonos (HFC), perfluorocarbonos (PFC) y hexafluoruro de azufre (SF6).

Concentraciones globales de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera en partes por millón (ppm) durante los últimos 800.000 años. Durante este periodo, el CO2 nunca superó las 300 ppm. Gráfico de NOAA Climate.gov basado en datos de Lüthi, et al., 2008, a través del Programa de Paleoclimatología de NOAA NCEI.

Causas del cambio climático

A continuación, mencionamos algunas actividades que generan emisiones de GEI, y que contribuyen al desbalance de nuestro clima.

  • Quema de combustibles fósiles para la producción de energía
  • La combustión de vehículos
  • El transporte aéreo
  • Deforestación y quema de bosques
  • Agricultura industrial
  • Ganadería intensiva
  • Extracción de carbón
  • Producción de petróleo
  • Uso del aire acondicionado
  • Industria de la moda (fast fashion)

El exceso de uso de fuentes de energías no renovables, es una de las causas principales que generan que la atmósfera retenga más calor.

Asimismo, la deforestación es responsable de casi un 12% de las emisiones globales de GEI causadas por el hombre, ocasionando aproximadamente las mismas emisiones que el transporte (13%) y la agricultura (12%).

Los bosques son cruciales para la absorción de las emisiones de GEI de origen humano, asimismo, ayudan a prevenir la erosión del suelo, a regular el ciclo del agua y son el hogar de millones de especies, por ello es importante su conservación. 

En Perú, al hacer un análisis por sectores, se observa que el cambio de uso de suelo, la producción y consumo de energía y, la agricultura, son las actividades que más GEI emiten.

Consecuencias del cambio climático

El incremento de la temperatura media de la Tierra, genera los siguientes impactos:

  • Fenómenos meteorológicos atípicos y más intensos, como sequías, inundaciones por lluvias, heladas, tormentas y olas de calor
  • Incremento del nivel del mar ocasionado por el derretimiento de glaciares y expansión térmica del agua
  • Calentamiento de los océanos y afectación al ciclo hidrológico
  • Extensión o disminución de las estaciones
  • Pérdida de cultivos ocasionada por sequías
  • Incremento de enfermedades transmitidas por vectores
  • Pérdida de biodiversidad: animales y plantas
Militares evacuando a residentes de Yakarta, la capital de Indonesia, en donde al menos 43 personas murieron a inicios del 2020, debido a lluvias intensas jamás registradas en la ciudad.

Alternativas de solución

Con el aumento de la demanda energética y la crisis climática, el mundo requiere de un sustituto viable y de costo competitivo para los combustibles fósiles. La energía eólica y solar son excelentes alternativas, a fin de contar con un suministro de energía limpia, sin destruir el planeta.

Asimismo, existen otras energías renovables que ya son utilizadas en distintas partes del mundo, la más común es la energía hidroeléctrica. De igual forma, existe la energía mareomotriz, de Biomasa (materia orgánica que puede ser usada como energía) y geotérmica.

Otra de las acciones a fin de mitigar nuestras emisiones de GEI, es el uso de vehículos eléctricos, una industria emergente a nivel mundial.

La COP21 y el Acuerdo de París

La COP21, celebrada en París en 2015, marcó un hito en el avance de la coordinación mundial para tratar el cambio climático, ya que 195 países del mundo acordaron trabajar juntos para lograr la carbono neutralidad a mediados del siglo. Entre los acuerdos más importantes están, en primer lugar, mantener el aumento global de la temperatura por debajo de los 2°C, e incrementar esfuerzos para limitarlo únicamente a 1,5°C, por encima de los niveles preindustriales.

Otro punto importante del Acuerdo es aumentar la capacidad de adaptación frente a los efectos del cambio climático, de los países más vulnerables y menos desarrollados, promoviendo a su vez, un desarrollo con bajas emisiones de GEI. Asimismo, se busca orientar los flujos financieros para lograr un desarrollo resiliente al clima y de bajas emisiones.

Adopción del Acuerdo de París en el 2015. Foto de archivo: UNFCCC

En la actualidad, son muchas las organizaciones comprometidas con la sostenibilidad del planeta, es así, que más de 240 compañías globales se han comprometido a utilizar 100% de energía renovable en sus operaciones, y esta lista sigue creciendo.

Otro punto importante para las organizaciones es la medición de su huella de carbono, la cual les permitirá desarrollar estrategias orientadas a disminuir las emisiones que se generan debido a sus operaciones.

Por otro lado, a nivel individual, hay mucho por hacer. Empecemos por vigilar nuestros hábitos y conocer los productos que consumimos. Aquí te dejamos una lista de acciones con las que puedes a empezar tu lucha climática:

  • Utilizar bicicleta como medio de transporte
  • Desenchufar los electrodomésticos que no estés utilizando
  • Comprar productos orgánicos y locales
  • Consumir alimentos de estación
  • Reduce tu consumo de carne roja
  • Reutilizar el papel y evitar imprimir
  • Apagar las luces cuando no se esté utilizando un espacio
  • Compostar en casa
  • Separar tus residuos para llevarlos a un centro de reciclaje
  • Comprar menos ropa, reutilizar más
  • Informarte sobre qué están haciendo las autoridades locales frente al cambio climático
  • Conversar con amigos y familiares sobre esta problemática
  • Asistir a una marcha climática ¡Haz oír tu voz!

Asimismo, en la página de Clima Hero podrás calcular tu huella de carbono en 5 minutos y proponerte compromisos para disminuirla. Aquí te dejamos el dato: https://climatehero.me/

Como hemos visto a lo largo de este artículo, el cambio climático nos afecta de muchas formas, es por ello la necesidad urgente de tomar acción frente a esta problemática mundial. La Tierra es nuestro único hogar y nuestra dependencia de combustibles fósiles y de la explotación de recursos naturales, está acabando con ella. Tomemos acción desde nuestros hogares, trabajos y ciudades, el momento de actuar es ahora.

2 People reacted on this

Comments are closed.